GULA Y LUJURIA

La gula , en mi humilde opinión, otro de los más divertidos pecados capitales. Ya se que últimamente no está de moda defender la gula, dada la invasión de modelos anoréxicas y comida light que estamos sufriendo, pero, quién dijo que debamos de defender siempre lo políticamente correcto, no?. La gula está de capa caída, es cierto. ¿qué ha sido de aquellos gloriosos tiempos en que la modelos de pintura retozaban alegremente sin miedo ninguno a mostrar sus opulentas carnes? ¿qué ha sido del "caballo grande, ande o no ande? ¿qué…?. Occidente se derrumba bajo el peso de los trillones de dólares de pib, la alta tecnología y la falta de ideas de un sistema político que se está quedando sin nada nuevo que ofrecer. Y uno de estos símbolos, sin duda, de esta pérdida de valores es la demonización que en nuestros días se hace de la gula. Así que los animo, compañeros , a no dejaros llevar por esa corriente decadente de intolerancia hacia la gula. Vale, puede que sea un pecado, incluso capital, pero eso la verdad es que ahora no afecta demasiado al devenir de la vida moderna. Lo grave es la hipocresía que mueve a la gente a mirarte mal cuando te ejercitas en tan suculento pecado, mientras piensan lo desgraciados que son comiendo hierba y peces a la plancha sin sal.
Y nuestr querida gula, va, inminentemente de la mano con l más divertido de los pecados capitales, para la mayoría de los mortales, es sin duda este de la lujuria. Gran mérito si consideramos que por otra parte, los pecados capitales en si , suelen ser, cuando menos , bastante divertidos. Quién no ha saboreado un cuarto (o una mitad) de cordero, o una deliciosa-asquerosa fritanga de salchichas radioactivas, por comparar con la gula..o una buena discusión a gritos por teléfono con algún cretino . Pero en fin , toca hablar de la lujuria, y aunque dispersarme es uno de mis hábitos más arraigados. Desde esta plataforma, reivindico la acción de la lujuria como elemento unificador de la humanidad, como elemento de relajación frente al stress reinante en nuestra tecnocratizada sociedad, en fin, como elemento de libertad individual, y , además, solicito la liberación de la lujuria de su estigma de "pecado". La lujuria es un pecado, cuando menos curioso, dado que todos los pecadores se pueden definir como "consumidores satisfechos".Y esto es una cosa que no se puede decir de la mayoría de las virtudes...pero eso es otra historia y , como tal, será contada en otro momento.
(TEXTOS TOMADOS DE www.tiffotos.com /hedonismo del camarada Julius)

viernes, 22 de enero de 2010

Cerditos Rellenos


Cocinar con los niños es llenar la casa de risas y de alegría. El hecho de trabajar con sus manitas y ayudarnos a elaborar las recetas que les proponemos les llena de orgullo por dos motivos: hacer algo por sí solos (que además luego está riquísimo), y ayudar a las personas que ellos más admiran del mundo: sus padres.

Desde el blog de Webos Fritos, Su nos trae esta receta divertidísima para cocinar con los niños. Son unos graciosos cerditos que podemos rellenar de dulce o de salado, a nuestro gusto y al gusto de los niños.

Así que ya sabes, si tienes una fiesta infantil, un cumpleaños, o si simplemente quieres preparar una cena divertida para los niños, no dejes de probar esta receta. ¡Seguro que os gusta!

Ingredientes para la masa

* 300 grs. de harina de fuerza
* 200 grs. de harina normal
* 25 grs. de levadura prensada
* 80 grs. de azúcar
* 250 ml. de leche templada
* 60 grs. de mantequilla
* 1 huevo
* Un pellizco de sal
* Un poco de corteza de limón rallada
* 2 yemas de huevo para pintar y pegar

Ingredientes para el relleno
Se pueden rellenar de chocolate, de jamón de York y queso, de salami, de chorizo… Al gusto.

Preparación
1. Tamizar la harina en una fuente.
2. Amasar en el centro la levadura desmenuzada con un poco de harina, azúcar y la leche, y dejar fermentar la masa, tapada, durante 15 minutos.
3. Amasar el resto del azúcar, la mantequilla derretida, el huevo, la sal y la ralladura de la corteza de limón. Cuando esté suficientemente amasada, dejar reposar otros 15 minutos. La masa tiene que quedar elástica y despegarse de las manos. Si no es así, añadir un poquito de harina, hasta conseguir el efecto deseado.
4. Extender la masa de forma que tenga unos 4 milímetros de espesor.
5. Tener el relleno preparado.
6 .Tener la bandeja del horno engrasada,o poner un papel para horno, así no hace falta engrasar, la masa no se pega.
7. Corta 16 redondeles de 10 centímetros de diámetro -se pueden hacer con vasos-
8. Poner 8 en la bandeja del horno separados entre sí.
9. Poner un poco de relleno en el centro, bien recogidito.
10. Poner yema de huevo batido en el borde, para sellar.
11. Poner encima los otros ocho redondeles de masa. Ya tenemos la carita.
12. Recortar 8 redondeles mas pequeños para el morrete. Hacerle los dos agujeros de la nariz: ayudaros con la tapa de un rotulador fino. Pegarlos con yema de huevo. La ilusión de los niños va creciendo por momentos llegados a este punto.
13. Para las orejitas cortar unos redondeles un poco más pequeños. Coger el redondel, estírarlo un poco, y después de pegarlo en la cara, darle la vuelta a la punta con gracia, como se ve en al foto. ¡Ojo! Pegarlas bien con yema de huevo a la cara. En el horno las orejas adquieren vida propia…
14. Pintar la cara de los cerditos con la yema de huevo restante. Dejar reposar 10 minutos.
15. Calentar el horno a 200˚C.
16. Meter los cerditos. ¡Cuidado!. A los 10 minutos el morrete está tostadito: poner un papel de aluminio tapándolos. Así se terminan de hacer sin quemarse. Bajar a 180˚ la temperatura. Dejar unos 15 minutos más, depende del horno, hasta que los veáis como en la foto.
17. Sacarlos a una bandeja de rejilla para que se enfríen.
18. Para los ojitos:

* Para el relleno dulce: Se puede rellenar una jeringa vacía con chocolate blanco, meterla en el microondas unos segundos y al fundirse hacer el blanco de los ojos. Con el mismo proceso, pero con chocolate negro hacer la pupila. Dejar secar.
* Para el relleno salado: Utilizar trocitos de tranchete o queso para la parte blanca y aceituna negra para la pupila.

Fuente: http://webos-fritos.blogspot.com/2008/02/cerditos-rellenos.html