GULA Y LUJURIA

La gula , en mi humilde opinión, otro de los más divertidos pecados capitales. Ya se que últimamente no está de moda defender la gula, dada la invasión de modelos anoréxicas y comida light que estamos sufriendo, pero, quién dijo que debamos de defender siempre lo políticamente correcto, no?. La gula está de capa caída, es cierto. ¿qué ha sido de aquellos gloriosos tiempos en que la modelos de pintura retozaban alegremente sin miedo ninguno a mostrar sus opulentas carnes? ¿qué ha sido del "caballo grande, ande o no ande? ¿qué…?. Occidente se derrumba bajo el peso de los trillones de dólares de pib, la alta tecnología y la falta de ideas de un sistema político que se está quedando sin nada nuevo que ofrecer. Y uno de estos símbolos, sin duda, de esta pérdida de valores es la demonización que en nuestros días se hace de la gula. Así que los animo, compañeros , a no dejaros llevar por esa corriente decadente de intolerancia hacia la gula. Vale, puede que sea un pecado, incluso capital, pero eso la verdad es que ahora no afecta demasiado al devenir de la vida moderna. Lo grave es la hipocresía que mueve a la gente a mirarte mal cuando te ejercitas en tan suculento pecado, mientras piensan lo desgraciados que son comiendo hierba y peces a la plancha sin sal.
Y nuestr querida gula, va, inminentemente de la mano con l más divertido de los pecados capitales, para la mayoría de los mortales, es sin duda este de la lujuria. Gran mérito si consideramos que por otra parte, los pecados capitales en si , suelen ser, cuando menos , bastante divertidos. Quién no ha saboreado un cuarto (o una mitad) de cordero, o una deliciosa-asquerosa fritanga de salchichas radioactivas, por comparar con la gula..o una buena discusión a gritos por teléfono con algún cretino . Pero en fin , toca hablar de la lujuria, y aunque dispersarme es uno de mis hábitos más arraigados. Desde esta plataforma, reivindico la acción de la lujuria como elemento unificador de la humanidad, como elemento de relajación frente al stress reinante en nuestra tecnocratizada sociedad, en fin, como elemento de libertad individual, y , además, solicito la liberación de la lujuria de su estigma de "pecado". La lujuria es un pecado, cuando menos curioso, dado que todos los pecadores se pueden definir como "consumidores satisfechos".Y esto es una cosa que no se puede decir de la mayoría de las virtudes...pero eso es otra historia y , como tal, será contada en otro momento.
(TEXTOS TOMADOS DE www.tiffotos.com /hedonismo del camarada Julius)

viernes, 2 de abril de 2010

Calamares rellenos


# 4 calamares medianos (aproximadamente 180 gramos cada uno)
# 3 huevos grandes
# 250 gramos de camarones frescas pequeñas (si usas camarones pelados o congelados unos 125 gramos)
# 4 tomates maduros (unos 400 gramos)
# 1 cebolla (unos 250 gramos)
# 1 diente de ajo
# 1 pimiento verde de freír (pimiento italiano) (unos 70 gramos)
# 2 cucharadas de pan rallado
# 1 cucharada de perejil fresco picado
# 1 cucharada de harina de trigo
# 1 cucharada pequeña rasa (no te pases) de pimentón (del normal o dulce, no del picante)
# 1 hoja de laurel
# 1 pimienta de cayena
# 125 ml de caldo de pescado (medio vaso de tubo)
# 125 ml de manzanilla (medio vaso de tubo) (yo usé manzanilla La Gitana, si no tienes Manzanilla usa vino blanco)
# Aceite de oliva (unas 15 cucharadas en total)
# Sal
# Además necesitarás: 4 palillos de madera (palillos de dientes)

# Antes que nada hay que preparar los calamares y los camarones. Quítales la piel a los calamares, corta los tentáculos por encima de la cabeza y las aletas, dales la vuelta a las calamares y límpialos bien bajo el agua. Tira la piel, la cabeza (los tentáculos no), y todo lo que va dentro del calamar.
# Pela los camarones y resérvalas.
# Ahora vamos a preparar dos huevos duros. Tan solo tenemos que poner a calentar agua en un cazo y cuando esté hirviendo añadimos dos huevos (y una pizca de sal para que la cascara salga mejor) y dejamos 10 minutos. Luego los escurrimos y dejamos enfriar.
# Pica muy finamente la mitad de la cebolla y ponla a pochar (dejar transparente y sin quemar) en una sartén mediana con 4 cucharadas de aceite de oliva. Añade una pizca de sal a la cebolla.
# Mientras tanto pela el ajo y pícalo muy fino. Coge los tentáculos y las aletas de los calamares y córtalos en trocitos pequeños.
# Cuando la cebolla esté pochada añade el ajo y deja un par de minutos. Luego añade los tentáculos y las aletas de los calmares que hemos cortado. El calamar empezará a soltar agua, deja al fuego hasta que el agua se evapore por completo y entonces aparta la sartén del fuego y deja enfriar.
# Mientra se enfría la mezcla anterior (que será parte del relleno de nuestros calamares) vamos a preparar los camarones. Pon en una sartén pequeña tres cucharadas de aceite de oliva y una guindilla pequeña (una pimienta de cayena). Dejamos que se caliente el aceite a fuego medio bajo, para que la guindilla suelte todo su aroma (unos tres minutos). Luego subimos algo más el fuego y añadimos los camarones que teníamos peladas. Salteamos un minuto y listo. Tira la guindilla y añade los camarones al relleno (la sartén con la cebolla, el ajo y el calamar troceado). OJO!! Si escurres bien los camarones (usa un colador pequeño) podemos usar este aceite más adelante para marcar (dorar ligeramente) los calamares.
# Nuestro relleno está casi listo. Quítales la cáscara a los dos huevos duros, pícalos y añádeselos al relleno. Añade también dos cucharadas de pan rallado y un huevo batido con una pizca de sal. Mezcla todo bien y ya está nuestro relleno preparado.
# Ahora coge la sartén donde está todo el relleno y divídelo en cuatro partes. Coge los calamares y con una cuchara pequeña rellena cada calamar con una de las partes de relleno de la sartén. Por último con un palillo de dientes cierra los calamares para que no se salga el relleno (mira la foto de arriba).
# Es hora de marcar los calamares para que queden con el rico sabor que da el calamar dorado. Pon en una sartén grande un par de cucharadas de aceite de oliva o pon el aceite que hemos aprovechado de haber preparado los camaroness. Cuando el aceite esté caliente añade los calamares y deja que se un poco doren por ambas caras. Cuando estén listos apaga el fuego y reserva los calamares.
# Vamos a preparar la salsa. Coge la media cebolla restante y córtala en juliana (tiritas) muy, muy fina. Coge el pimiento y lávalo. Córtalo en tiras y luego en trocitos muy pequeños. Pela los tomates y quítales las pepitas. Córtalos en trocitos muy pequeños.
# Podemos usar una olla rápida, una olla normal o la FussionCook (yo usé esta última). En cualquier caso el procedimiento es el mismo y solo varía el tiempo de cocción. Coge la olla que prefieras (o tengas) y añade 8 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté caliente añade la cebolla que acabamos de picar y media cuchara pequeña con sal.
# Cuando la cebolla empiece a dorarse añade el pimiento y deja un par de minutos. Luego añade el tomate y deja otros dos minutos.
# Pasado este tiempo añadimos la cucharada de harina (para que la salsa quede más gordita y apetezca más mojar pan) y movemos bien durante 30 segundo. Luego añadimos la cucharada pequeña rasa de pimentón dulce (del normal) y removemos bien durante otros 30 segundo (ojo que se nos quema el pimentón si lo dejamos mucho al fuego). E inmediatamente añadimos el vino y dejamos al fuego un par de minutos.
# Ahora añadimos los calamares rellenos y el caldo de pescado. Tapamos la olla y si es una olla normal dejaremos al fuego 30 minutos. Si es una olla rápida dejaremos al fuego 10 minutos después de que haya cogido presión y si usas la FussionCook solo tienes que programarla en 10 minutos.
# Pasado este tiempo los calamares estarán listos, pero quizás la salsa esté un poco suelta (líquida). Solo tienes que dejar al fuego con la olla destapada y esperar que la salsa reduzca hasta que tenga la consistencia que más te guste (fíjate en la foto para ver como me quedó a mi).
# Por último prueba de sal y si hace falta añade una pizca, prueba y rectifica las veces que sea necesario (mejor probar varias veces que dejar salada la salsa por pasarnos). Solo te queda servir los calamares.